Historia

Merece la pena descubrir Enschede. Actualmente, la ciudad es el corazón urbano de la zona este de los Países Bajos y el hogar de 160.000 personas. Mucho ha cambiado desde 1860, cuando solo tenía 4.000 habitantes. Por aquel entonces, Enschede tenía un canal y dos puertas de entrada. La forma de una de ellas aún puede verse en una de las calles más antiguas de la ciudad: la Marktstraat (la Calle del Mercado). Incluso los propios habitantes de Enschede pasan cada día por este monumento sin sospechar que antaño la Veltpoort se erigía en ese mismo lugar. En el siglo XIX, Enschede vio nacer una próspera industria textil que convertiría a la ciudad en la mayor productora de productos textiles de los Países Bajos. A consecuencia de ello, ¡su población se quintuplicó entre 1870 y 1900!

 

Incendios y bombardeos

Lo que llama la atención de Enschede es la ausencia de edificios antiguos. La ciudad experimentó un desarrollo tardío y durante largo tiempo fue considerada una ciudad pequeña. Y no solo eso, a lo largo de su historia Enschede ha sufrido numerosas catástrofes, entre ellas, tres incendios. El que tuvo lugar en 1862 dejó una profunda huella en la ciudad, que ardió hasta los cimientos. Aun así, y por increíble que parezca, solo dos personas perdieron la vida.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, los bombardeos se cebaron con Enschede. En más de una ocasión, los Aliados confundieron Enschede con una ciudad alemana que ibam a bombardear y la arrasaron. Además, el ayuntamiento de Enschede ha ido derribando edificios de forma sistemática para hacer sitio a otros nuevos. Pero si uno sabe dónde buscar, puede encontrar rincones llenos de historia y autenticidad.

 

Peces gordos

Un ejemplo de edificio histórico lo constituye la Villa van Heek en la Oude Markt (la Plaza del Mercado Viejo), construida en 1870 y conocida como “het huis met de stoep” (la casa de los escalones). Se dice que los escalones se construyeron para que los peces gordos pudieran mirar con superioridad a los obreros. La época de esplendor económico en Enschede tuvo lugar entre 1900 y 1930. Hace tan solo unas décadas, las ilustres damas de la familia Van Heek tomaban el té en el conservatorio, ¡mientras que ahora cualquiera puede tomarse una cerveza en ese mismo lugar!

 

Resistencia

En la década de los 60 se produjo el derrumbe de la industria textil, lo que supuso otro duro revés para el desarrollo de Enschede. El 85% de la mano de obra de la ciudad trabajaba en la industria textil. A pesar de este grave contratiempo, Enschede consiguió sobreponerse, tal como haría el 13 de mayo de 2000, cuando un accidente pirotécnico hizo desaparecer por completo todo un barrio de la ciudad. Esta capacidad de superación está íntimamente ligada a la mentalidad de los habitantes de Enschede, una ciudad eminentemente obrera. En el pasado, muchos inmigrantes acudían a esta ciudad fronteriza sin más pertenencias que la ropa que llevaban puesta, a intentar encontrar trabajo en condiciones laborables precarias para ganarse el sustento. Con más de 150 nacionalidades, Enschede aún se rige por su carácter internacional y su ambiente amigable e informal. Si acaba de llegar a la ciudad, se sentirá como en casa.

 

Saber más

Hay una serie de sitios web informativos y divertidos gracias a los cuales podrá hacerse una idea completa de cómo era Enschede en el pasado. Seguir leyendo.