Las calles Korte Hengelosestraat, Zuiderhagen y Walstraat se sitúan sobre el antiguo trazado de la ciudad. Disfrute de sus boutiques y tiendas especializadas (algunas de ellas han pasado de generación en generación) mientras da un paseo por ellas. Vale la pena visitarlas solo por su genuino ambiente.