La educación juega un papel importante en Enschede. Más de 60.000 de sus residentes son menores de 27 años, por lo que la ciudad cree esencial que los jóvenes desarrollen sus habilidades y hagan uso de ellas para convertirse en ciudadanos sanos y con aptitudes sociales, y poder acceder así al mercado laboral con las mejores perspectivas.